ACERCA DE EL CHALTÉN
El Chaltén está en la región argentina de La Patagonia, dentro de la provincia de Santa Cruz y es el límite norte del Parque Nacional Los Glaciares. Este parque protege, desde el año 1937, el campo de hielo más grande del mundo, después de la Antártida. Entre los glaciares más destacados se encuentran el Perito Moreno, el Upsala y el Viedma. El punto más alto de esta región es el impresionante cerro Fitz Roy de casi 3400 metros de altura.

El Chaltén fue fundado en 1985.  Sin embargo, su juventud no le impide estar cargado de historia. Los Tehuelches, originarios pobladores de la zona, fueron los autores de esa denominación, ya que, en su lengua, “Chaltén” significa “montaña que humea” o, en nuestros términos, volcán.

Esto se explica por una confusión a la que se presta fácilmente el espectáculo natural brindado por el imponente cerro actualmente llamado Fitz Roy: sus extensas paredes de granito parecen perderse en las nubes, dando por resultado una imagen muy similar a la de un volcán en erupción. Fitz Roy fue el nombre que decidió darle el perito Francisco Moreno en 1877 para homenajear al expedicionario que, junto a Charles Darwin, navegara por esa región durante 1834.  La primera vez que se logró escalar el cerro Fitz Roy fue en 1952 y los protagonistas de dicha proeza fueron los franceses Guido Magnone y Lionel Terray. Lamentablemente, el éxito fue opacado por la trágica muerte de su compañero Jacques Poincenot, y en su recordatorio se nombró “Aguja Poincenot” a una de las secciones más importantes del cordón de este cerro. Es también nuestro homenaje a ese valiente y joven aventurero francés el haber llamado Poincenot Hotel a nuestra casa.

De a poco, el turismo fue convirtiéndose en lo que es en la actualidad, el sostén principal de El Chaltén, y por eso sus habitantes han hecho de la hospitalidad un culto. El hermoso entorno natural conmueve y maravilla e invita a ser recorrido. Esta es la razón por la que El Chaltén fue declarada “la capital argentina del trekking”. Esta actividad puede realizarse en diferentes niveles, desde senderos autoguiados hasta incursiones de mayor riesgo, y duración, para lo que se recomienda el acompañamiento de un guía. Además, existe la alternativa fascinante de escalar los majestuosos cerros, tanto para andinistas con experiencia como para aquél que desee aprender de a poco, antes de lanzarse a tamaña osadía.

La oferta de actividades, lejos de agotarse, también consta de muchas más, como el rafting, la pesca, las visitas guiadas, las cabalgatas y, por supuesto, la fotografía y la contemplación de las increíbles flora y fauna de estos incomparables bosques patagónicos. Por ejemplo, son muchos los adeptos a la observación de aves que se dirigen hacia El Chaltén por la gran variedad de preciosos ejemplares que puede divisarse en la zona. Entre ellos, puede destacarse a los carpinteros (“magallánico”, “gigante” o “negro”) de los que es posible diferenciar a los machos por su llamativo copete rojo; el choique, animal similar al ñandú, de mas de un metro de altura y con alas que si bien no le permiten volar, sí lo ayudan a escapar al correr facilitado por sus patas largas; el cóndor andino, cuyas alas extendidas pueden alcanzar hasta los 3 metros y la cachaña, que es el más austral de los loros americanos.

Pero además de las aves, en El Chaltén existen muchos otros animales igualmente llamativos, como por ejemplo pumas, huemules, zorrinos, guanacos y gatos monteses. Por otro lado, no pueden dejar de nombrarse aunque sea algunas de las numerosas especies vegetales que componen los bosques de El Chaltén, agregándole inolvidables colores a un paisaje único. Desde los pequeños árboles llamados “Ñire” a otros más grandes como la “Lenga” que integran los bosques. También hay incontables plantas y arbustos con flores muy hermosas, como el Calafate, de pintorescas flores amarillas, o la enredadera Arvejilla, de deslumbrante color lila.

Hotel Poincenot
Av. San Martin 668
El Chaltén
Tel: 02962.493252
reservas@hotelpoincenot.com
Boton Boom!